Cargando...

jue 02 Sep 2021
4AWPNV4K4OGHC4HYW2CDPVWQMM

López Obrador destaca en su informe la mejora de la economía y el avance en la vacunación

Redacción2 septiembre, 2021

Mirando para atrás, Andrés Manuel López Obrador subrayó durante la presentación del tercer informe de gobierno el robusto equilibro de las finanzas públicas —peso, deuda, reservas— en medio de la difícil coyuntura de la pandemia, de la que se atisba un principio de salida con el avance en la vacunación contra el coronavirus. Para adelante, perfiló el resto del sexenio hacia el remate de las reformas constitucionales en materia energética, el gran caballo de batalla con el que pretende revertir la liberalización iniciada por el Gobierno anterior y apuntalar las bases del cambio de modelo institucional y productivo del país, la llamada Cuarta Transformación.

Un cambio que, según el presidente, ya es irreversible. “Podría dejar ahora la presidencia con la conciencia tranquila”, deslizó antes de poner sobre la mesa otra de sus propuestas bandera con las que seguir marcando el ritmo de la agenda: la consulta para la revocación de mandato prevista para marzo del año que viene. “Estoy seguro de que el pueblo va a votar para que continúe hasta 2024”. Con su habitual tono de campaña permanente, López Obrador utilizó la simbólica presentación en el Palacio Nacional para lanzar recados a la oposición —”tengan, para que aprendan”— y volver a concentrar el debate sobre los logros del gobierno hacia su flanco fuerte de la lucha contra la corrupción —”integridad y honradez”— en contraste con las cuentas pendientes de ejecutivos anteriores con la Justicia.

Las previsiones oficiales son que la economía mexicana rebote un 6% este año tras el descalabro del 2020 provocado por la pandemia. Acompañado de más datos duros, el presidente subrayó especialmente una batería de cifras punteras alcanzadas este año por el Gobierno que ponen de manifiesto su especial atención al equilibrio de la política fiscal y el saneamiento de las finanzas públicas. “Récord histórico en remesas, inversión extranjera, reservas del Banco de México, incremento al salario mínimo, no devaluación del peso, no incremento de deuda y aumento del índice de la Bolsa de Valores”.

En la otra parte de la balanza, también sacó pecho de una de sus pocas palancas de gasto público, los programas asistenciales. “Nuestros programas sociales mantuvieron vivo el consumo. Las ventas de las tiendas departamentales crecieron un 34%”, subrayó además de defender una vez más la austeridad presupuestaria impuesta desde su llegad al poder: “Hemos ahorrado 1,4 billones de pesos gracias la revisión de contratos y servicios”. Defendió también las grandes obras públicas emprendidas, el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, el Corredor del Istmo de Tehuantepec o las nuevas refinarías, que según cifras oficiales están propiciando más de 140.000 empleos.

“Se paró en seco la tendencia privatizadora”, defendió sobre la piedra angular de la segunda parte del sexenio. Pese a no lograr la mayoría calificada en las pasadas elecciones de junio, Morena tiene como objetivo prioritario sacar adelanta una reforma constitucional para darle la vuelta la modelo energético y que el Estado recupere el peso perdido durante las últimas décadas. La ofensiva legal ya ha comenzado y, por ejemplo, la rama eléctrica está, de momento, pendiente de varios recursos en los tribunales. En la parte petrolera, la reciente compra por parte de Pemex de la refinería texana que compartía con Shell ilustra el cambio de modelo, al que se suma la construcción en marcha de las refinerías en suelo mexicano. “Buscamos producir gasolina y dejar de importarla. Por eso hemos dedicado 33.500 millones de pesos a la remodelación de las refinerías”.

En el horizonte cercano, incidió en la reducción del número de fallecimientos y hospitalizaciones tras el repunte este verano de la pandemia y remarcó la fecha que se ha fijado el Gobierno para acelerar el plan de vacunación. “Para octubre todos los mayores de 18 años tendrás al menos la primera toma puesta”. De momento, solo el 58% está vacunado. A la hora de analizar los registros de violencia, procuró ver el vaso medio lleno por la leve bajada anual de los homicidios y los secuestros. Pero no pudo obviar la crecida en particular de los feminicidios y también de las extorsiones.

 

Redacción: El País